ESP

ARTÍCULOS / PAPERS

 

"Essential Humanism in music, An approach to the relationship between temporal materials and Alterity on Contemporary Music"Stanford University, 2009.

“Schnittke: an approach”, Stanford University, 2008.

“despuesdelaconsumacion”, Experimenta, 2000.

“En torno a la música experimental”, Revista Perro Negro, 1999.

“La música que no escuchamos”, Diario El jilguero, 1993. 

 

Works mentioned at:

La música en Latinoamérica, Colección: La búsqueda perpetua: lo propio y lo universal de la cultura latinoamericana, Ricardo Miranda y Aurelio Tello, Ed. Secretaría de Relaciones Exteriores, 2011, México.


Short sleep is a contemporary musical diptych for the stage composed by Beyond and The Sleepers, two works that address the same issue from different angles: death.

I -Beyond (for dancers and chamber orchestra on stage) puts its focus on the subject of life after death. It proposes an expansion of languages in which the vital energy (chi / prana / qi) and the persecution of its immateriality are manifested in the work and become visible, apparently objectified albeit fleetingly unfinished, following an unreadable course. Beyond works with subtle energy levels crossed by the poetic exploration of its reach in other planes of existence, through research of sound experiments with TCI (Instrumental Transcommunication or Electronic Voice Phenomena, i.e. sound recordings that make other possible planes of existence accessible to contact) and the traditions of spiritism (Alan Kardec), mediumship and near-death experiences.

II-The sleepers (for five singers, ensemble and dancers on stage) is based on texts about the legend of the seven sleepers of Ephesus from the third century AD in their original language (Coptic, Syriac) collected and translated by Ignacio Guidi in 1884/5. It focuses its attention on a historical-religious rift where the idea of "endless life" is present. According to several sources and versions, the story tells how persecuted young men hide in a cave where they are finally locked and, inexplicably, sleep for hundreds of years until, when the cave is opened again by chance, they wake up to a new world. Mixture of Indo-European and Semitic traditions, this story is a narrative fusion of myth, legend and folktale, and at the same time a synthesis of different cultures and beliefs of a distant era. The idea of taking this thematic material as a source for this scenic-musical work involves an aesthetic quest toward the unattainable. It is an attempt to extend this eclectic collection of influences and traditions onto multiple looks and senses, none of them completely enclosed. Short sleep, as an integral work organically set, plays all the time with musical, performing and conceptual connections between Beyond and The sleepers, taking the idea of mirroring to multiple constructive instances. On the other hand, it makes use of contemporary language as in a dream, without respect for any canon, as it makes use of multiple styles almost like aromas mingling in a great feast. Finally, it incorporates a historically intermediate element that functions as a kind of synthesis: a poem by John Donne, western specialist on metaphysical poetry. Short sleep tries to open questions, mobilize beliefs and promote a different perception of things, of ourselves and of our relationship with the ultimate meaning of life by exploring the seemingly unfathomable: death.

 

Breve sueño es un díptico escénico musical integrado por Más allá y Los durmientes, dos obras que tratan un mismo tema desde ángulos distintos: la muerte.

I -Más allá pone su foco en la temática de la vida después de la muerte. Propone una expansión de los lenguajes donde la energía vital (chi/prana/qi) y la persecución de su inmaterialidad se manifiestan en la creación haciéndose visibles, deviniendo aparentemente objetivadas aunque fugazmente inconclusas, para seguir un curso indescifrable. Se trabaja con niveles sutiles energéticos atravesados por la poética exploración de sus alcances en otros planos existenciales, a través de investigaciones realizadas tanto de experimentos sonoros con la TCI (Transcomunicación Instrumental o Electronic Voice Phenomena, donde a través de grabaciones sonoras se accede al contacto con otros posibles planos existenciales), como de las tradiciones del espiritismo (Alan Kardec), la mediumnidad y experiencias cercanas a la muerte.

II-Los durmientes está basada en textos sobre los Siete durmientes de Éfeso en el siglo III d.C. en su idioma original (copto, siríaco) recopilados y traducidos por Ignacio Guidi en 1884/5, y que centra su mirada en una grieta histórico-religiosa donde la idea del “no-fin de la vida” está presente. De acuerdo con varias fuentes y versiones, la historia narra cómo unos jóvenes perseguidos se esconden en una cueva, donde finalmente son encerrados e, inexplicablemente, duermen por cientos de años hasta que, al abrirla nuevamente por casualidad, despiertan a un mundo nuevo. Mezcla de tradiciones indoeuropeas y semíticas, esta historia es una fusión narrativa del mito, la leyenda y el cuento popular, y a la vez una síntesis de las distintas culturas y creencias de una época lejana. La idea de tomar este material temático como propulsor de esta obra escénico-musical implica una búsqueda estética hacia lo inasible. Un intento de que esta recolección ecléctica de influencias y tradiciones diversas se extienda a su vez en múltiples miradas y sentidos, sin encerrarse completamente en ninguno. Breve sueño, como obra integral planteada orgánicamente, juega todo el tiempo con conexiones musicales, conceptuales y escénicas entre Más allá y Los durmientes, llevando la idea de lo especular hacia múltiples instancias constructivas. Por otra parte, hace uso del lenguaje contemporáneo de forma onírica, sin necesidad de respetar cánones, y a la vez haciendo uso de una multiplicidad de estilos, casi como aromas que se mezclan en un gran banquete. Finalmente, incorpora un elemento históricamente intermedio que funciona como una especie de síntesis: el poema de John Donne, especialista occidental en poesía metafísica. Breve sueño intenta abrir preguntas, movilizar creencias, promover una percepción distinta de las cosas, de nosotros mismos y de nuestra relación con el sentido último de la vida, a través de explorar lo aparentemente inexplorable: la muerte.



Inverosímil. (2013)

Obra multidisciplinaria para títeres, actores, música y video.

La compositora Patricia Martínez y el actor y titiritero Román Lamas se reúnen para combinar sus experiencias disciplinarias en un artefacto múltiple: Inverosímil. Se trata de una “obra en proceso”, encargada por Marcelo Delgado para el ciclo La música en diálogo con otras artes, de la Fundación OSDE.

 En este caso, el cruce se entabla entre la música y la escena desde las preguntas instaladas en cada especificidad y que van modulando el material en diálogo con distintos fragmentos de la realidad por momentos ilusoria, por momentos referencial. El punto de partida es la interpretación libre de El doctor inverosímil, novela escrita por Ramón Gómez de la Serna en 1914, donde se muestra “un escritor que habla sobre distintos objetos o situaciones inverosímiles que curan”. En connivencia con la herencia dadaísta, surrealista y hasta psicoanalítica, se muestran con desenfado distintos fragmentos y módulos en sucesión, sin lógica aparente, evidenciando el artilugio de un “tupido ramonismo”, como diría el compositor Juan Carlos Paz, por medio del humor y el juego. La idea de la muerte también atraviesa este montaje performático, a través de un trabajo prospectivo, que impulsa hacia el futuro, no estático como forma. La idea es “significar los objetos, jugar con lo fantástico y lo patético”, montar sucesos deshilvanados con resonancias del ready made duchampiano, y en este sentido la pregunta es ¿cómo hacer que todo vuelva a significar pero con otra óptica?

 Al dúo de Lamas (títeres y escena) y Martínez (composición, música y video), se le suma el trabajo de la actriz Mara Mantelli. Si bien se trata de un trabajo en proceso y abierto, la obra se estructura con un guión específico. Así textos leídos, memorizados, duraciones y pautas muy concretas se decantan luego de una tarea de experimentación por parte de los intérpretes. La obra se ubica así en un espacio experimental, una zona inestable en la cual confluyen el humor, el sueño, imágenes, músicas, silencios, objetos, textos, movimientos con varios dispositivos como el video, proyecciones, sonorizaciones y fotografías. El principio constructivo condensa la voluntad de desmontar la linealidad, desarticular la narratividad y el discurso teleológico a través de diferentes ejes atravesados por la idea de ensoñación: “Toda la obra está hecha en estado de sonambulismo”. Así la “música en vivo y diferida en otras temporalidades” se combina con “títeres y espacios escénicos que abren lugares insospechados”. Es posible esbozar una genealogía que se inspira en Erik Satie, John Cage y Mauricio Kagel, y a nivel local en Oscar Bazán o el Grupo de Acción Instrumental, con sus exploraciones teatrales y escénicas, donde las “músicas se instalan en una escena” y proliferan en distintas temporalidades, pero también encarnadas en distintas experiencias vivenciales.

En este montaje, tanto la música como la escena son pensadas a partir de los posibles lenguajes que conviven en ellas, “no existe la música sola aislada de algo que está sonando”. Así los objetos son los mismos, pero descontextualizados comienzan a contar otra cosa, ya desde la manera de ubicarlos en el espacio junto a la música. Como dicen sus autores, se trata de “encuentros o desencuentros y la idea es hacer algo lógico pero que a la vez sea inverosímil”. La constelación de esa lógica dislocada demanda al público también su propia construcción y reorganización de lo verosímil.

Camila Juárez
Noviembre 2013

  • La obra plantea una serie de escenas lúdicas, cual microcápsulas poéticas, en donde la conducción narrativa propone un recorrido laberíntico que se complejiza en múltiples transversalidades de lenguajes estéticos.
  • Música en vivo y diferida en otras temporalidades. Imágenes, video-ventanas de contacto con otras realidades. Títeres y espacios escénicos que abren lugares insospechados. Personajes que juegan a la vida. La curación del cuerpo, los cuerpos que sanan. Cuerpos que son alma: almacuerpo.
Idea general: Román Lamas y Patricia Martínez |
Intérpretes: Román Lamas, Mara Mantelli y Patricia Martínez | Títeres y escena: Román Lamas |
Composición, música y video: Patricia Martínez

Textos: adaptaciones de Ramón Gómez de la Serna
Diseño y coordinación del ciclo: Marcelo Delgado 


in construction