Back to All Events

Ciclo de Conciertos de Música Contemporánea del Teatro General San Martín (Edición XXI)

  • Teatro Municipal General San Martín 1530 Avenida Corrientes Buenos Aires, CABA, C1042AAO Argentina (map)
ciclo san martin 2017.jpg

Commissioned by The Cycle of Concerts from the General San Martín Theater Edition XXI (Ciclo de Conciertos de Música Contemporánea del Teatro General San Martín)

Director: Diego Fischerman.

Performers: Nonsense Ensamble Vocal

 

CONCIERTO XII - 10 poemas argentinos
Sala Casacuberta - Miércoles 15 de noviembre, 21hs
[ encargo de canciones para ensamble vocal sobre una selección de poemas argentinos ]

Nonsense Ensamble Vocal de Solistas
Lucía Lalanne (soprano), Evangelina Bidart (mezzo soprano), Martín Díaz y Marco Cuozzo (tenores), Alejandro Spies y Jonatan Favilla (barítonos), Valeria Martinelli (contralto y dirección musical). Rocío Gutiérrez (soprano invitada)

Diego Tedesco. Dos canciones. 
I. Oficio de viento y sombra (sobre un poema de Edgar Bayley)
II. El aguaribay florecido (sobre un poema de Juan L. Ortiz)


Natalia Solomonoff. ...era un bello país (sobre “La poesía era un bello país” de Jorge Aulicino)


Valentín Pelisch. JJS. Un puñado de ideas y muchas repeticiones (sobre “A los pecados capitales” de Juan José Saer)


Patricia Martínez. Voces otras (sobre “La vida en serio” de Juana Bignozzi y “La visión” de Silvina Ocampo)


Natalia Solomonoff. Sobre la composición (sobre un poema de Marina Serrano)


Valentín Pelisch. TXT ÍNTEGRO (sobre “Definiciones” de Jorge Fondebrider)


Diego Taranto. Yunque (sobre “La canción resuena siempre” de Diana Bellesi y “Paisaje urbano” de Joaquín Giannuzzi)

ciclo sna martin 2017.jpg

V O C E S    O T R A S

para 2 sopranos, mezzo, contralto, 2 tenores, 2 barítonos,
y luces en escena

de Patricia Elizabeth Martínez

 

Al Nonsense Ensamble Vocal de Solistas

Encargo del Ciclo de Música Contemporánea del Completo Teatral de Buenos Aires
Curador: Diego Fischerman

Obra basada en los poemas La vida en serio (1967) de Juana Bignozzi y La visión (1953) de Silvina Ocampo.

 

Voces Otras conjuga los poemas de Bignozzi y Ocampo en un mundo de referencias cruzadas comunes, del cual emergen zonas de sentido particulares, relacionadas especialmente al universo de lo femenino.

 Ilustración "A dos voces" de  Déborah Kalmar

Ilustración "A dos voces" de Déborah Kalmar

Los poemas dicen algo que callan, la música calla algo que suena.

El tiempo de ese Yo de las narradoras es una especie de espacio fantástico en donde la presencia masculina se convierte en una sombra pesada, obtusa, insostenible. Mientras Bignozzi necesita ese descubrimiento de lo “no humano” como únicos testigos de un dolor ensombrecido, pero que la deja en un estado de orfandad y desnudeza solas con su llanto; Ocampo nos relata la necesidad de perderse con ese Otro, por el cual es preciso desentenderse casi del mundo, y tomar contacto con una mirada divina que pueda justificarla.

Voces Otras, es un intento por iluminar lo ensombrecido, por darle voz a lo que no tiene palabras.


La vida en serio

Ahora he descubierto el sol, los perros y las mentiras.
La vida es más lógica, no he dicho mejor, sino más lógica.
Cierro los ojos y tomo sol, juego con un perro tan vulgar
que es imposible sentirse separada de él y miento.
Eso me obliga por las noches a sacarme los zapatos
como quien se desnuda,
a caminar descalza por mi casa,
a llorar a solas cada tanto.
Ahora miro a una mujer ni linda ni fea,
pienso que la pequeña vida continúa
y que todo dolor importante tiene testigos,
aunque sean un perro, el sol o las mentiras.

                                                Juana Bignozzi

Juana Bignozzi.jpeg


 La visión

Caminábamos lejos de la noche,
citando versos al azar,
no muy lejos del mar.
Cruzábamos de vez en cuando un coche.

Había un eucalipto, un pino oscuro
y las huellas de un carro
donde el cemento se volvía barro.
Cruzábamos de vez en cuando un muro.

Íbamos a ninguna parte, es cierto,
y estábamos perdidos: no importaba.
La calle nos llevaba
junto a un caballo negro casi muerto.

Era de noche -esto será mentira.
Tal vez, pero en mis versos es verdad-.
Una arcana deidad
casi siempre nocturna que nos mira

vio que nos deteníamos y el día
suspendió sus fanáticos honores,
clausuró sus colores
pues también el caballo nos veía.

No digas que no es cierto: nos miraba.
Con la atónita piedra de sus ojos,
bajo los astros rojos,
nos vio como los dioses que esperaba.

                                   Silvina Ocampo

ocampo.jpeg

 

 

 

Earlier Event: November 15
Ciclo de Música Contemporánea